Qué ver en Roma - Hotel Roma Termini 4 estrellas - Termas Diocleciano

Reserva en línea

Reserva en línea

Colecciona momentos extraordinarios

¿Cómo hacer para visitar el Coliseo, el Vaticano, la Plaza de España y tantos otros monumentos de Roma en sólo 3 días?

Puede que verlo todo no sea posible, pero estamos seguros que conseguirás respirar la magia de Roma a pleno pulmón.

Pregunta a nuestro personal del Hotel Diocleziano, en pocos minutos te crearán un itinerario con tus preferencias.

Así podrás descubrir el lado de Roma que más te interese y llenar tu maleta de recuerdos inolvidables.

Estratégico

Una posición estratégica para visitar Roma. Lo recomendamos. CArmenie05 – TripAdvisor

Sentirse como un gladiador

¿Cómo sería estar en el centro del Coliseo en los tiempos de la Antigua Roma?. ¿Cómo sería para un gladiador romano, rodeado de 50.000 espectatores enfervorizados, con la piel cubierta de polvo tras el combate, la excitación de la espera del veredicto del Emperador?

Todavía hoy, al entrar al centro del Coliseo, se puede sentir una estraña energía suspendida en el aire. La misma energía que conduce todos los días a miles de personas de todo el mundo a visitar el Anfiteatro Flavio.

Sobre todo ahora que ya han concluido los trabajos de restauración y el Coliseo ha recuperado todo su antiguo esplendor.

Una cita con Miguel Ángel

La Capilla Sixtina diseñada por Miguel Ángel es el último y más famoso recorrido de la visita al Museo Vaticano.

No es de extrañar que para verla sea necesario reservar con meses de antelación debido al gran número de solicitudes de turistas que cada día llegan a la Ciudad del Vaticano.

Fue el Papa Sixto IV quien encarga esta magnífica obra maestra a Miguel Ángel y a otros grandes artistas de su tiempo.

Los frescos de la bóveda y de la pared del altar, donde se representan La Creación y El Juicio Final, fueron realizados por Miguel Ángel en un larguísimo arco de años, del 1508 al 1541.

El resto de obras, no menos importantes, como los muros laterales, fueron realizadas por artistas como Rafael, Perugino, Botticelli y Ghirlandaio.

Y así, la que debía ser sólo una nueva capilla para el cónclave, se convirtió en una de las obras de arte más célebres de todos los tiempos.

Perderse por Roma

La mejor manera de entender el verdadero espíritu de una ciudad como Roma es perderse por sus calles, entrar en las tiendas artesanales de las vías secundarias y aventurarse en los barrios que no aparecen en los típicos itinerarios turísticos.

Claro que también hay que pasar por las famosas tiendas de Via Condotti, tomarse un helado frente a la escalinata de Trinità dei Monti en la Plaza de España, respirar la vitalidad de la Plaza Navona y tirar la moneda en la Fontana de Trevi.

Pero después, déjate llevar por el instinto y vagabundea por las callejuelas del Barrio Monti, uno de los más característicos de la capital, o por Campo de’ Fiori, con sus especiales mercadillos y tiendas.

Y si todavía tienes ganas de seguir paseando, llega hasta Trastévere, con sus plazas rodeadas de terrazas donde pararse para una romántica cena y respirar la atmósfera más auténtica de la capital italiana.